Angelo Bronzino: El Manierismo

Angelo Bronzino_-Retrato de Lucrezia Panciatichi- 1540, Florencia, Galería Uffizi

Angelo Bronzino -Retrato de Lucrezia Panciatichi- 1540, Florencia, Galería Uffizi

En el Renacimiento alcanza un elevado grado de perfección la llamada <<Gran Teoría>>, según la cual la belleza consiste en la proporción de las partes (Pueden verse en este blog entradas sobre la divina proporción y el arte). No obstante, asistimos al mismo tiempo a la aparición de fuerzas centrífugas que empujan hacia una belleza inquieta, sorprendentemente. Se trata de un movimiento dinámico, que solo a efectos didácticos puede ser reducido a categorías escolares como clasicismo, manierismo, barroco y rococó. Más bien conviene poner de relieve el carácter fluido de un proceso cultural que penetra tanto en las artes como en la sociedad y que solo por breves periodos, y  a menudo solo en apariencia, cristaliza en figuras determinadas y netamente definidas.

Cosimo I de' Medici in Armour -Agnolo Bronzino- 1550

Cosimo I de’ Medici in Armour -Agnolo Bronzino- 1550

Lo que ocurre, por tanto, es que la <<manera>> renacentista se invierte en el manierismo; que el progreso de las ciencias matematizantes, con las que el Renacimiento había relanzado la Gran Teoría, lleva al descubrimiento de armonías más complejas e inquietantes de lo previsto; que la dedicación al saber no se expresa en la tranquilidad del espíritu, sino en su aspecto oscuro y melancólico; que el progreso del saber desplaza al hombre del centro del mundo y lo arroja a cualquier punto periférico de la creación.

Alegoría del triunfo de Venus (1540-1545)-Agnolo Bronzino- Óleo sobre tabla. National Gallery

Alegoría del triunfo de Venus (1540-1545)
-Agnolo Bronzino- Óleo sobre tabla. National Gallery

Angelo di Cosimo, más conocido como Bronzino, El Bronzino o Il Bronzino (Ponticelli de Florencia, 17 de noviembre de 1503 – Florencia, 23 de noviembre de 1572). Pintor italiano, uno de los más destacados representantes del manierismo.
Fue principalmente un pintor áulico, es muy probablemente por tal motivo que su estilo resulta excepcionalmente “perfecto”, preciosista, y que tal preciosismo resulte frío, como denotando el cálculo con el cual su obra está realizada. Por lo demás, como típico exponente del manierismo, Bronzino se sustenta en la fuerza de los colores irreales, fríos, predominando los tonos verdes y violetas, muchas veces contrastados y en el vigor que sabe encontrar en los elementos plásticos. Su cuadro alegórico llamado El triunfo de Venus es un evidente anuncio del barroco y de la bastante ulterior «pintura galante» francesa.
En su momento, dominó el retrato cortesano europeo, pero también influenció su estilo en épocas posteriores, llegando a ser admirado hasta por Ingres.

Detalle de la Alegoría del triunfo de Venus (1540-1545)Óleo sobre tabla. National Gallery

Detalle de la Alegoría del triunfo de Venus (1540-1545)
Óleo sobre tabla. National Gallery

Anuncios

Bal du moulin de la Galette, Pierre Auguste Renoir

Frédéric Bazille Renoir

Frédéric Bazille Renoir

Uno de los pintores más populares del Impresionismo fue Pierre Auguste Renoir (25 de febrero de 1841 – 3 de diciembre de 1919).

Auguste Renoir Claude Renoir in Clown Costume

Auguste Renoir
Claude Renoir in Clown Costume

Es el pintor de la alegría del vivir, de la vida amable de la diversión que ofrecen las fiestas populares, el mundo de los niños, etc. Sus obras están, generalmente, animadas por numerosos personajes en reuniones, bailes y cafés. Su pincelada es menuda y nerviosa y el colorido, brillantísimo. Un buen ej. es Le moulin de la Galette.

Detalle -Dance at Le Moulin de la Galette

Detalle -Dance at Le Moulin de la Galette

A partir de 1890 se produce un cambio en su estilo y temas: es el llamado “periodo nacarado”. Su pincelada es ahora más amplia y profunda, de tal manera que al pasar la mano por sus lienzos se produce la sensación de acariciar un terciopelo.
Detalle -Auguste Renoir Dance at Le Moulin de la Galette

Detalle -Dance at Le Moulin de la Galette

Los temas que le preocupan ahora son desnudos femeninos expuestos al sol, preocupándose por la incidencia de la luz y las sombras en las carnaciones. No escapa en este periodo la influencia de Rubens.
Detalle -Dance at Le Moulin de la Galette

Detalle -Dance at Le Moulin de la Galette

Algunos rasgos principales de la pintura impresionista, son:
• Obsesión por plasmar en el cuadro las impresiones momentáneas de la naturaleza. Puede decirse que en los cuadros impresionistas se adivina no sólo la estación del año, sino, incluso, la hora del día. Monet pinta un mismo tema a distintas horas del día, como es el caso de la Catedral de Ruán.
• Técnica revolucionaria: los colores se aplican directamente sobre el lienzo: El pintor no mezcla los colores en la paleta sino que, ya sea con el pincel, la espátula o con el mismo tubo de pintura, aplica los colores puros directamente en el lienzo, y es en la retina del ojo del espectador donde se produce la mezcla de colores, y por lo tanto, la apariencia de naturaleza y la sensación de luminosidad. Hay que tener en cuenta que los impresionistas conocían la teoría de los colores de Chevreul, donde, los colores se dividen en primarios (rojo, azul y amarillo) y binarios, es decir, formados por la mezcla de dos colores primarios: naranja (mezcla de rojo y amarillo), verde (amarillo y azul) y violeta (rojo y azul).
Un color binario se realza más si se coloca junto al primario que no entra en su composición, el cual es su complementario. Por ejemplo, el verde se exalta junto al rojo (que es su complementario) y lo mismo ocurre con el anaranjado junto al azul y el violeta junto al amarillo.

Bal du moulin de la Galette, Pierre Auguste Renoir, 1876, Óleo sobre lienzo, 131 × 175 cm. Musée d’Orsay.

Bal du moulin de la Galette, Pierre Auguste Renoir, 1876, Óleo sobre lienzo, 131 × 175 cm. Musée d’Orsay.

Laocoonte y sus hijos. (Agesandro, Atenadoro, Polidoro)

Detalle -Laocoonte y sus hijos Pio Clementino

Detalle -Laocoonte y sus hijos Pio Clementino

Esta obra describe la suerte que corrió Laocoonte, un sumo sacerdote de Troya, cuando fue castigado por la Diosa Atenea por desconfiar de los griegos (Para más información del mito léase los Mitos Griegos de Robert Graves u Virgilio. La Eneida).

Detalle -Laocoonte y sus hijos Pio Clementino

Detalle -Laocoonte y sus hijos Pio Clementino

El horror de la historia se recrea magistralmente mediante el uso de expresiones y gestos dramáticos, como la agonía en el rostro del sacerdote. Es la clase de pose que cualquiera esperaría ver sobre el escenario.La elevada posición del sacerdote queda patente por su gran tamaño, en comparación con la de sus dos desafortunados hijos, cuya corta estatura intensifica la tragedia: nada pueden hacer contra las serpientes o los dioses todopoderosos.

 Detalle -Laoconte y sus hijos, Pio ClementinoPlinio el Viejo describió Laocoonte como la mejor obra de arte del mundo.

Detalle -Laoconte y sus hijos, Pio Clementino
Plinio el Viejo describió Laocoonte como la mejor obra de arte del mundo.

Se produjo un gran revuelo tras el hallazgo accidental de Laocoonte y sus hijos en 1506. La estatua que había permanecido enterrada durante siglos,quedó al descubierto por error durante la excavación de un pozo. El descubrimiento tuvo una profunda repercusión sobre la escultura renacentista, especialmente sobre los trabajos de Miguel Ángel, a quien dicen que sorprendió el dramático efecto de su realismo, venas, músculos en tensión…

Laoconte y sus hijos ca. 25 a.C. (Agesandro, Atenadoro, Polidoro)Mármol, 210cm de alto se encuentra en las Galerías y Museos Vaticanos.“ Seguido por una legión de hombres, Laocoonte bajó corriendo de la fortaleza y gritço a lo lejos: ¡Pobres ciudadanos! ¿Qué furia reina aquí? ¿Qué, si no la locura ha poseído vuestras mentes?” Virgilio –La Eneida.

Laoconte y sus hijos ca. 25 a.C. (Agesandro, Atenadoro, Polidoro)
Mármol, 210cm de alto se encuentra en las Galerías y Museos Vaticanos.
“ Seguido por una legión de hombres, Laocoonte bajó corriendo de la fortaleza y gritço a lo lejos: ¡Pobres ciudadanos! ¿Qué furia reina aquí? ¿Qué, si no la locura ha poseído vuestras mentes?” Virgilio –La Eneida.