Museo Arqueológico de Estambul (Exteriores y Arqueología Clásica) Parte I.

IMG_20180401_0001_NEWa

Medusa_madalyonu_(2)

Medusa başlı madalyon kabartması.

Algo de historia y breve descripción

Es viernes 6 de noviembre de 2015, el día es gris y fresco, todo huele a MAR entre las callejas que bordean los muros del palacio Topkapi y el Parque Gülhane y que nos llevan veladamente a uno de los más importantes museos del mundo en su género.

IMGP8196ab

Café en Gülhane

El Museo Arqueológico de Estambul fue fundado por el polifacético Osman Hamdi Bey (1881-1910), arqueólogo, pintor, matemático, director del museo y aquel que tuvo la inmensa suerte de hallar el más impresionante conjunto de sarcófagos antiguos en la Necrópolis real de Sidón, actual Líbano, que se constituyen en las joyas más preciadas de la colección, en 1891. El objetivo del fundador fue reunir artefactos de todas las civilizaciones que co-existieron dentro del Imperio otomano. El nombre original de este museo era Museo Imperial (Müze-i Hümayun).

IMG_20151106_131210a

Puerta de entrada (Tickets)

a1a4b0dd80761863023dd9d8746d3b74

Osman Hamdi Bey (1881-1910)

Osman Hamdi Bey (1881-1910) Para conocer con algo más de profundidad la personalidad de Osman Hamdi Bey, puede visitarse este artículo que firma Ana Morales (Haz clic)

Los orígenes del museo se remontan a una reducida colección de antigüedades que se instaló en 1846 en el Palacio Topkapi. En 1869 se convirtió en el museo de la corte.

Es en 1891, cuando el Museo Arqueológico abrió sus puertas convirtiéndose en el primer museo de Turquía.

Colección

La colección del museo está repartida en tres edificios, aunque cabría destacar (desde mi humilde punto de vista) que tanto las calles y solares de los aledaños como los patios interiores del complejo, pudieran considerarse como otra parte expuesta sin catalogación aparente.

  • Museos Arqueológicos
  • Colección de Arte Oriental (Museo del Antiguo Oriente)
  • Colección de cerámicas y joyas
  • Exteriores

En esta entrada, nos centraremos en los patios exteriores y en el Museo Arqueológico (Arqueología Clásica) dejando para una segunda parte, la Colección de Arte Oriental (Museo del Antiguo Oriente) y la Colección de cerámicas y joyas.

IMG_20151106_140346a

Comencemos por los patios y jardines: Sarcófagos, torsos, cabezas, columnas…

Tanto en las calles aledañas como en los patios del complejo, nos encontramos una ingente cantidad de “obra” que, en cualquier otro país o museo, serían obras de primerísimo orden.

Aquí una muestra sin clasificar.

IMGP8279a

20151106_140114a

Esta gran piedra clave que se encontró en Çemberlitaş puede pertenecer a un gran arco en el Foro de Constantino.

Cabeza de Medusa. En la mitología griega, Medusa (en griego antiguo Μέδουσα Médousa, ‘guardiana’, ‘protectora’) ​ era un monstruo ctónico femenino, que convertía en piedra a aquellos que la miraban fijamente a los ojos. Fue decapitada por Perseo, quien después usó su cabeza como arma​ hasta que se la dio a la diosa Atenea para que la pusiera en su escudo, la égida. Desde la antigüedad clásica, la imagen de la cabeza de Medusa aparece representada en el artilugio que aleja el mal conocido como Gorgoneion.

DSCF3141aaa

DSCF3133a

20151106_140203a

16653402604_7c3a8a01dd_ba

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

20151106_140225a

IMG_20151106_140546a

IMG_20151106_140402a

DSCF3138aaa

DSCF3139a

2048-archaeologicalpurplegroupx

Tres sarcófagos de pórfido.

Tres sarcófagos de pórfido se encuentran ubicados fuera del Museo Arqueológico de Estambul.
El pórfido es un tipo de roca ígnea, más concretamente una roca filoniana. Su nombre se deriva del latín (porphyra) y el griego antiguo πορφύρα (porphúra), que significan ‘púrpura’, debido a su color. El pórfido ha sido utilizado en la construcción desde la antigüedad por su dureza y aspecto decorativo.

PorfidoSarcofago

En éste, la cubierta es un techo inclinado con acroteria angular, en cuyo frente la cruz está tallada con un monograma cristiano incluido en una corona de laurel y flanqueado por letras alfa y omega.
Istanbul_-_Museo_archeol._-_Sarcofago,_esposto_all'esterno_-_Foto_G._Dall'Orto_28-5-2006_02a

IMGP8278a

IMGP8278zx

Las colecciones del Museo Arqueológico de Estambul:

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

El edifico principal del Museo Arqueológico, de estilo neoclásico, fue diseñado por Alexandre Vallaury (Alexander Vallaury pasó su tiempo entre 1869 y 1878 en París, donde estudió arquitectura en la École nationale supérieure des Beaux-Arts . Al regresar a Estambul en 1880, conoció a Osman Hamdi Bey. Los dos artistas trabajaron estrechamente en los campos de la arqueología, el trabajo museístico y la educación en bellas artes…)

El edificio principal del Museo Arqueológico de Estambul, además de su gran sección de sarcófagos alberga en tres plantas colecciones del periodo bizantino, que denominan “Estambul a lo largo del tiempo”. Comparten espacio también Anatolia y Troya mas culturas adyacentes a Turquía (Chipre, Siria y Palestina). Alberga algunos objetos mundialmente conocidos. Lo más importante del museo es la gran colección de sarcófagos, entre los que destacamos el Sarcófago de Alejandro (S. IV) y el de Las plañideras. Cabe igualmente destacar entre otras innumerables obras, la estatua de Marsias, la estatua y busto de Alejandro Magno, Sapho…y una buena colección de Tracia, Bitinia y Bizancio, y algunas piezas del tesoro de Schliemann, procedentes de Troya.

Muy notable es sin duda la colección de escultura clásica que va de los tiempos de la Grecia Arcaica, hasta los del periodo romano, pasando por el más puro clasicismo griego y el afectado estilo helenístico.

2017-02-15@14-10-20-837_istanbul-arkeoloji-müzesi9

IAM_01aa

IAM_03axz

IAM_05a

Periodo helenístico

asdaf

Detalle de Cornelia Antonia -Pudicita-; Siglo II. dC.

IMGP8315ab

Marsias

SONY DSC

Marsias (Detalle)

DSC04484_Istanbul_-_Museo_archeol._-_Marsia_ed_Ermafrodito_-_Foto_G._Dall'Orto_28-5-2006

Marsias y Hermafrodito

En la mitología griega, Marsias (en griego antiguo Μαρσύας) es un sátiro que desafió a Apolo en un concurso musical. Se creía que había nacido en Celenas (Frigia), en la fuente principal del río Meandro. Marsias era un experto tocando el aulós, una especie de flauta doble. Había hallado el instrumento en el suelo, donde lo había dejado su inventora: Atenea, después de ver sus mejillas infladas reflejadas en él mientras tocaba.

Apolo y Marsias se enfrentaron en un concurso musical en el que el ganador podría tratar al perdedor como quisiera. Los jueces fueron las Musas, por lo que naturalmente Marsias perdió y fue desollado vivo en una cueva cerca de Celenas por su hibris al desafiar a un dios. Apolo clavó entonces la piel de Marsias en un árbol (un pino que sobresalía de los demás en la versión del Pseudo-Apolodoro1​), cerca del lago Aulocrene, y su sangre formó el río Marsias (afluente del Meandro, que desemboca en éste cerca de Celenas).

DSC04478_Istanbul_-_Museo_archeol._-_Ermafrodito_-_sec._III_a.C._-_da_Pergamo_-_Foto_G._Dall'Orto_28-5-2006

Hermaphroditus. Siglo 3 aC, de Pérgamo.

Hermafrodito o Hermafrodita (en griego antiguo, Ἑρμαφρόδιτος) es un personaje de la mitología griega. Era hijo de Afrodita y de Hermes, en honor de los cuales recibió el nombre, una mezcla de los de sus padres. Pero Afrodita, al sentirse culpable de adulterio, se separó de su hijo y lo dejó en el monte Ida (Frigia) al cuidado de las ninfas del monte, por quienes fue criado.

Con el paso del tiempo, el niño se convirtió en un joven de gran belleza. Un buen día, Hermafrodito decidió salir a recorrer las tierras griegas. Yendo de camino a Caria, en Halicarnaso, el exceso de calor de aquel día soleado le hizo aproximarse a un lago para refrescarse, y se lanzó a nadar desnudo. La náyade Salmacis —o Salmácide—, espíritu de aquel lago, al notar su presencia y observar su cuerpo desnudo, sintió una atracción inmediata hacia él y no tardó en desnudarse y acercársele para tratar de conquistarlo, pero el joven se resistió.

Aun así, la ninfa no cejó en su empeño y, poco después, desde la fuente cercana a la que Hermafrodito se había acercado, Salmacis se abrazó a él fuertemente, lo arrastró al fondo y, mientras forcejeaba con él, suplicó a los dioses que no separaran sus cuerpos, diciendo: ¡Te debates en vano, hombre cruel! ¡Dioses! Haced que nada pueda jamás separarlo de mí ni separarme de él”. Los dioses, atendiendo su súplica, le concedieron su deseo y ambos cuerpos se fusionaron para siempre en un solo ser, de doble sexo.

Hermafrodito suplicó a sus padres, los dioses, que cualquier joven que se bañara en aquel lago corriera su misma suerte. De esta forma, el lago arrebataría la virilidad a todo aquel que se bañara en él, tal como así se lo concedieron los dioses.

Apolo Citaredo

Apolo y la Cítara.

Cabeza de Apolo

Apolo y la Cítara. (Cabeza de Apolo, Detalle)

Dioniso2

Dionisio

En la mitología clásica, Dioniso (en griego antiguo Διώνυσος Diônysos o Διόνυσος) es “hijo de Zeus” (“Διός” en griego antiguo, es el genitivo de Ζεύς, que significa “de Zeus”) y (“νυσος” en lengua tracia-frigia, significa “hijo”),​ es el dios de la vendimia y el vino, inspirador de la locura ritual y el éxtasis, y un personaje importante de la mitología griega, como hijo del dios principal Zeus (Ζεύς en griego antiguo). Aunque los orígenes geográficos de su culto son desconocidos, casi todas las tragedias lo presentan como «extranjero».

Fue también conocido por los romanos como Baco (del griego antiguo Βάκχος Bakkhos) y el frenesí que inducía, bakcheia. Es el dios patrón de la agricultura y el teatro. También es conocido como el ‘Libertador’ (Eleuterio), liberando a uno de su ser normal, mediante la locura, el éxtasis o el vino. ​ La misión divina de Dioniso era mezclar la música del aulós y dar final al cuidado y la preocupación. ​ Los investigadores han discutido la relación de Dioniso con el «culto de las almas» y su capacidad para presidir la comunicación entre los vivos y los muertos.

Cabeza de Agripina

Cabeza de Agripina

Cabeza Diocleciano

Cabeza Diocleciano

cabeza de mujer

Cabeza de mujer. 69-96_d.C. Áptera, Creta

Choephora_istanbul02

Coephora

Cabeza de Hermes

Cabeza de Hermes

Herma_IstArchMu747

DSC04469b_Istanbul_-_Museo_archeol._-_Foto_G._Dall'Orto_28-5-2006

Statue of Zeus, Istanbul Archaelogy Museum

Zeus

hb_90.12a,ba

P1010861a

IMGP8314ra

Cabeza de Alejandro Magno, mármol, Pérgamo, helenístico, 1ª mitad del siglo II aC.

Istanbul_-_Museo_archeol._-_Alessandro_Magno_(firmata_Menas)_-_sec._III_a.C._-_da_Magnesia_-_Foto_G._Dall'Orto_28-5-2006_01 (1)

Alejandro Magno

IMGP8322asdf

Cabeza de la poetisa Sappho, Escultura de época romana, Museo de Arqueología de Estambul. Mármol de Smyrna.

Safo de Mitilene, también conocida como Safo de Lesbos o simplemente Safo, (en griego, Σαπφώ; en eolio, Ψάπφω) (Mitilene, Lesbos, ca. 650/610 – Léucade, 580 a. C.) fue una poetisa griega. Más tarde los comentaristas griegos la incluyeron en la lista de los «nueve poetas líricos». Platón la catalogó como “la décima Musa”.

efebo mío1

Efebo con clámide. Da Tralles. Secolo I aC.

Imagen3a

Efebo con clámide. Da Tralles. Secolo I aC.

museo-arquelogico-estambul-2011-06

Oceanus de Éfeso, siglo II D.C.

En la antigüedad clásica, Océano (en griego antiguo Ώκεανός Ōkeanós u Ωγενος Ōgenos, literalmente ‘océano’​ en latín Oceanus u Ogenus) se refería al océano mundial, que los griegos y romanos pensaban que era un enorme río que circundaba el mundo. Más precisamente, era la corriente de agua marina del ecuador en la que flotaba la ecúmene (οἰκουμένη oikoumene, conjunto del mundo conocido por una cultura).

En la mitología griega este océano mundial era personificado como un Titán, hijo de Urano y Gea. En los mosaicos helenísticos y romanos (por ejemplo, en Océano y Tetis, de Zeugma, siglo III) se representa con frecuencia a este Titán con el torso y brazos de un hombre musculoso con barba larga y cuernos (a menudo con pinzas de cangrejo), y con la parte inferior del cuerpo de una serpiente (compárese con Tifón). En fragmentos de una vasija arcaica fechada sobre 580 a. C.,4​ entre los dioses que acuden a la boda de Peleo y la ninfa marina Tetis aparece un Océano con cola de pez, llevando un pez en una mano y una serpiente en la otra, dones de recompensa y profecía. En los mosaicos romanos, como el de Bardo, puede aparecer llevando un timón y meciendo un barco.

Algunos estudiosos creen que originalmente Océano representaba a todos los cuerpos de agua salada, incluyendo el mar Mediterráneo y el océano Atlántico, las dos mayores masas acuáticas conocidas por los antiguos griegos. Sin embargo, a medida que la geografía se hizo más precisa, Océano pasó a representar las aguas más desconocidas y extrañas del Atlántico (también llamado «Mar Océano»), mientras el recién llegado de una nueva generación, Poseidón, gobernaba el Mediterráneo.

3036522a

Detalle Sarcófago de Alejandro

Art Esc IV Sarcofago de Alejandro c 310 B

Sarcófago de Alejandro

Se trata de una obra escultórica exenta realizada en mármol del Pentélico que todavía conserva restos de policromía, mide casi dos metros veinte de anchura y más de un metro noventa de altura. La obra dataría del siglo IV a.C. encuadrándose en el periodo helenístico de la cultura griego.

La pieza procede de la necrópolis de Sidón, junto con otros tres de factura parecida, pero de inferior calidad. El hallazgo, como ya hemos mencionado es producto de las excavaciones llevadas a cabo por Osman Hamdi Bey en 1887. Tras su hallazgo, F. Winter lo atribuyó a Abdalónimo, rey de Sidón. Se trataba de un monarca impuesto por Alejandro tras la batalla de Issos. Posteriormente, en la segunda década del siglo XX, esta hipótesis fue revisada y Karl Schefold demostró, más allá de cualquier duda razonable que este sarcófago se esculpió mucho después 311, año de la muerte del rey de Sidón mencionado. Su ejecución bien pudo ser hacia el 330, fecha que coincidiría con la muerte del monarca macedonio. Pero nada se sabe con seguridad.

3992221915_c315ce465d_oa

img_0617a

Al igual que el resto de la escultura helenística, los artefactos funerarios adquirieron durante esta época cierto carácter arquitectónico que las configuraba como elementos monumentales, así es común que los sarcófagos como este que aquí analizamos adquieran las formas de los templos con la tapa a modo de tejado. La obra, tallada en mármol representa un templo griego, con un magnifico frontón. En una de sus caras, se puede observar al propio Alejandro en la famosa batalla de Issos, cuando derrotó a Darío III. El rey macedonio va a caballo, con una piel de león en la cabeza; está atacando con una lanza a un persa que ha caído del caballo. En la otra cara nos encontramos con una cacería de leones en la que se ve a Alejandro junto a Abdalónimo; finalmente, en los laterales se observa al mismo Abdalónimo cazando una pantera y en el otro lateral una batalla desconocida, quizás Gaza.

P1010890a

Sarcófago de las plañideras

No cabe duda de que el estilo praxitélico tiñó el ámbito ateniense de su época: las obras que lo ostentan, aun sin poder ser atribuidas con seguridad al maestro o a su taller, alcanzan en ocasiones un nivel que impide pasarlas por alto: es el caso, por ejemplo, del Sarcófago de las Plañideras, encargado por un monarca fenicio de Sidón y encontrado en su lejana necrópolis. “Es verosímil que el Sarcófago de las Plañideras sea el del rey sidonio Estratón, muerto hacia el 358, y que las mujeres dispuestas en los intercolumnios de un edificio jónico simulado representen el numeroso harén del difunto. Hábilmente variadas, pero con un estilo convencional que se inspira en modelos áticos, estas figuras no están unidas por un ritmo capaz de darles vida” (J. Charbonneaux).

IMGP8285a

Sarcófago de Hipólito y Fedra

IMGP8284a

imgp8294a.jpg

Sarcófago de Sidamara.

IMGP8295a

IMGP8301a

IMGP8296a

Istanbul.Archaeology.Museums.original.19136a

Resumen en forma de Clip

Aquí presento en forma de clip un resumen de lo expuesto anteriormente. Nota: Ver en HD.

Anuncios

Dánae: Mito y Arte

Detalle de la Dánae de Anne-Louis Girodet de Roussy-Trioson (1767–1824)

Detalle de la Dánae de Anne-Louis Girodet de Roussy-Trioson (1767–1824)

Dánae el Mito:

“… Abante, rey de Argólide y nieto de Dánao, se casó con Aglaye, de la que tuvo dos hijos mellizos, Preto y Acrisio y a los que les legó el reino, y les ordenó que gobernaran alternativamente. La disputa entre los dos hermanos, que comenzó ya en las entrañas maternas, se volvió en un enfrentamiento cuando Preto yació con Dánae, la hija de Acrisio.

Acrisio se negó a ceder el trono al final de su periodo, Preto huyó a la corte de Yóbates, rey de Licia, con cuya hija Estenebea, o Antea, se casó, volviendo poco después al frente de un ejército licio para reclamar su derecho a la sucesión. Se libró una sangrienta batalla, y después que ninguno de los dos bandos obtuviera la victoria, Preto y Acrisio convinieron de mala gana en dividir el reino entre ambos. La parte que correspondió a Acrisio fue Argos y sus alrededores, y la de Preto fue Tirinto, el templo de Hera (entonces parte de Micenas), Midea y la costa de Argólide.

Acrisio, quien se había casado con Aganipe, no tenía hijos, sino solamente esta hija, Dánae, a la que había seducido Preto; y cuando preguntó al oráculo cómo podía conseguir un heredero varón, recibió esta respuesta: “No tendrás hijos varones y tu nieto te matará”. Para impedir que se cumpliera este pronóstico Acrisio encerró a Dánae en un calabozo con puertas de bronce, guardada por perros salvajes, pero, a pesar de estas precauciones, Zeus llegó a ella en forma de “lluvia dorada” y Dánae le dio un hijo llamado Perseo.

De cerámica griega

Dánae,.De cerámica griega

Cuando Acrisio se enteró del estado de Dánae no quiso creer que el padre era Zeus y sospechó que su hermano Preto había retomado su intimidad con ella; pero, como no se atrevía a matar a su propia hija, los encerró a ella y al infante Perseo en un arca de madera que arrojó al mar.

Acrisio dando instrucciones a un carpintero para hacer el arca donde encerrar a Danae y Perseo.

Acrisio dando instrucciones a un carpintero para hacer el arca donde encerrar a Danae y Perseo.

For_two_days_and_two_nights_the_boat_was_and_hither_and_thither

El arca fue a la deriva hasta la isla de Sérifos, donde un pescador llamado Dictis le echó la red, la sacó a la costa y encontró a Dánae y Perseo todavía vivos. Los llevó inmediatamente a su hermano Polidectes, quien crió a Perseo en su propia casa…

Salvados en la Isla de Sérifos

Salvados en la Isla de Sérifos

Pero el mito de Perseo ya será tratado en este blog, en otra ocasión con más detalle, en cualquier caso puede encontrarse una referencia de su relación con Andrómeda en este blog: Andrómeda: Mito, Astronomía y Arte. Hacer clic.

Nota o Curiosidad: Aunque a Perseo no se le asocia como si le ocurre a Ándrómeda, con ninguna constelación, si se le asocia con las perseidas. Las perseidas, popularmente conocidas como las lágrimas de san Lorenzo, no es una “lluvia dorada” pero si son una “lluvia de meteoros” observada en el Hemisferio Norte debido a que transcurre en agosto.

Ermita de Santiago (León). Situada junto a la Cruz de Ferro en la cima del puerto de Foncebadón en el Camino de Santiago. León, España.

Perseidas en León. Ermita de Santiago (León). Situada junto a la Cruz de Ferro en la cima del puerto de Foncebadón en el Camino de Santiago. León, España.

Perseo y Andrómeda (Pompeya)

Perseo y Andrómeda (Pompeya)

Para más información, en este blog: La pintura Romana -Frescos de Pompeya-. Haz clic.

Y por cerrar el círculo Acrisio-Dánae-Perseo, termino de narrar.

Fue después de una larga ausencia (Medusa, Andrómeda…) que Perseo volvió a la isla Serífea donde su madre Dánae estaba aún cautiva de Polidecto que la llenaba de ultrajes. A ruegos de Dánae, Perseo luchó con el tirano y lo mató.

Después Perseo venció a Preto, hermano y contrincante de su abuelo Acrisio al que le había usurpado el trono de Argos.

Acrisio, sabedor del camino triunfal de su nieto, fue hasta el lugar llamado Larisa para felicitarle, expresarle su gratitud y reconciliarse con él. Este mismo día se celebraban los juegos de la rayuela, que era el ejercicio en boga. Perseo quiso dar pruebas de su fuerza y maestría al lanzar el disco, pero con tal mala fortuna que golpeó bien en la frente o en el pie de su abuelo Acrisio, matándolo instantáneamente, con lo que se cumplieron las predicciones del oráculo.

Acrisio después de ser herido por el disco de Perseo mortalmente.

Acrisio después de ser herido por el disco de Perseo mortalmente.

Dánae en el Arte.

Aunque Dánae aparece ya en la Ilíada como amante de Zeus y madre de Perseo, es posible que su mito fuese perfilado en los siglos VII y VI a.C.

A principios del siglo V a.C. como ya hemos visto en la primera imagen de esta entrada, aparecen en cerámica ateniense sus primeras representaciones.

Dánae y la lluvia de oro. Lado A partir de una rojo-figura cráter en forma de campana de Beocia. Fechadesde 450 aC hasta el 425 aC, altura 23cm, diámetro 22.6cm. Museo del Louvre. París.

Dánae y la lluvia de oro. Lado A partir de una  crátera (rojo sobre negro) en forma de campana de Beocia. Fecha desde 450 aC hasta el 425 aC, altura 23cm, diámetro 22.6cm. Museo del Louvre. París.

Los dos aspectos fundamentales de este mito, de una parte, el viaje de Dánae con su hijo Perseo y, de otra, la lluvia dorada,  han tenido a lo largo de la historia del arte distinto tratamiento artístico; Mientras que del primero de ellos, sólo se recogen -como hemos visto- algunas cerámicas y alguna pintura pompeyana, el tema de la lluvia dorada se hace prácticamente como único referente al mito de Dánae.

Tomo del capítulo cuarto “los amantes de Zeus” del libro Arte y Mito -Manual de iconografía clásica- Miguel Ángel Elvira Barba.

“… A principios del siglo V a.C. Dánae aparece sola, totalmente vestida, sentada en su cama y recibiendo las gotas que caen del techo. Después, se van multiplicando las variantes: Dánae recibe la visita de Hermes, de una sirvienta o, más comúnmente de Eros; ella misma puede sentarse en una silla o colocarse en pie, y, sobre todo, se va desnudando con el paso de los siglos y mostrando su placidez, e incluso su placer al recibir la lluvia erótica. Finalmente, ya en época romana, se advierte un cambio interesante: Dánae se convierte en una figura semidesnuda, frontal y estática, que recibe de un Júpiter (Zeus griego) a menudo presente, sea la lluvia dorada, sea un simple rayo de luz dorado, en un paisaje exterior; de este modo se exalta el carácter sacro de la acción a expensas del mito original.

Es curioso, que esta vertiente religiosa de Dánae fuese captada por el cristianismo, que vio en el mito una prefiguración de la concepción virginal de María. De ahí que a lo largo del Renacimiento, se enfrentasen dos tesis opuestas sobre las escuetas palabras escritas en la Metamorfosis de Ovidio: “Perseo, a quien Dánae había concebido de una lluvia de oro(IV, 6II)”, y [disfrazado] de oro, [Júpiter] engañó a Dánae (VI,II3). Para unos, Dánae podía ser vista casi como una personificación de la castidad (puditicia) -grabado del sueño de Polifilo (1499), Dánae de Mabuse (1527)- o por lo menos con el respeto debido a las heroínas clásicas -A. Corregio (1531), Rosso Fiorentino (1540)-; para otros, en cambio, el mito aludía directamente al amor venal, hasta a la prostitución como ya había sugerido Bocaccio. Con Tiziano (1554) comienza a triunfar esta última tesis, al convertirse la lluvia dorada en una cascada de monedas y al aparecer una alcahueta para recogerlas (véase al final de este artículo la visión actual de la reinterpretación del mito de Dánae, por Zajárov). El Barroco no hará más que ahondar en esta interpretación (Rembrandt,1636), llegando a la repugnante escena de burdel de lujo que presenta G.B. Tiepolo (1736), con una oronda y despectiva Dánae frente al viejo y achacoso Júpiter.

Pero la figura de Dánae no se agotó con el Barroco dieciochesco. Si E.C. Burne-Jones se planteó un tema nuevo -Dánae contemplando cómo su padre construye la torre en la que va a ser encerrada (1872)-, la lluvia de oro, real o simbólica, se renovó con un intérprete tan excepcional como G. Klimt -puede verse en este blog: Dánae: Gustav Klimt, hacer clic-. Hace pocas décadas B. Civitico (1980) aún la ha imaginado como la luz del atardecer entrando por una ventana para inundar a una mujer semidesnuda….”

Pasemos ahora a un recorrido visual de lo que he considerado más esencial de todo lo expuesto anteriormente.

La Dánae de Jan van Gossart Mabuse

Jan van Gossart Mabuse (1478-1532), Danae (1527), Óleo sobre tabla, 114 × 95 cm. Alte Pinakothek, Munich.

Jan van Gossart Mabuse (1478-1532), Danae (1527), Óleo sobre tabla, 114 × 95 cm. Alte Pinakothek, Munich.

La Dánae de Antonio da Correggio

Antonio da Correggio (1490-1534),  Danae. Entre 1531-1532, Óleo sobre lienzo, 161 × 193 cm Galleria Borghese, Roma. En esta Dánae, Eros parece un colaborador necesario que retira el paño para que nada se interponga entre Zeus y su ansiado objetivo.

Antonio da Correggio (1490-1534), Danae. Entre 1531-1532, Óleo sobre lienzo, 161 × 193 cm Galleria Borghese, Roma.
En esta Dánae, Aparece Eros retirando el paño para que nada se interponga entre Zeus y su ansiado objetivo.

La Dánae en Rosso Fiorentino

Rosso Fiorentino, Danae, c.1536, Galerie Francois Premier, Fontainebleau.

Rosso Fiorentino, Danae, c.1536, Galerie Francois Premier, Fontainebleau.

Las Dánae de Tiziano

En el Museo del Prado, Madrid.

Tiziano (1490-1576), Dánae recibiendo la lluvia de oro. Entre 1553-1554. Óleo sobre lienzo, 129,8 cm x 181,2 cm. Museo del Prado, Madrid.

Tiziano (1490-1576), Dánae recibiendo la lluvia de oro. Entre 1553-1554. Óleo sobre lienzo, 129,8 cm x 181,2 cm. Museo del Prado, Madrid.

En el National Museum of Capodimonte, Napoles.

Titian (1490–1576) Danae. Entre 1545-1546, Óleo sobre lienzo, 120 × 172 cm. National Museum of Capodimonte, Nápoles.

Titian (1490–1576) Danae. Entre 1545-1546, Óleo sobre lienzo, 120 × 172 cm. National Museum of Capodimonte, Nápoles.

Dánae en el Hermitage

Titian (1490–1576), Dánae (1553), Óleo sobre lienzo, 119cmx187cm. Hermitage Museum, Saint Petersburg.

Titian (1490–1576), Dánae (1553), Óleo sobre lienzo, 119cmx187cm. Hermitage Museum, Saint Petersburg.

Dánae en Viena.

Titian (1490–1576), Taller de Tiziano, 1564. Óleo sobre lienzo, 135 x 152 cm. Kunsthistorisches Museum, Viena.

Titian (1490–1576), Taller de Tiziano, 1564. Óleo sobre lienzo, 135 x 152 cm. Kunsthistorisches Museum, Viena.

La Dánae de Rembrandt

Rembrandt (1606–1669) Danaë. between 1636 and 1643. The initial painting was probably finished in 1636 and later altered by Rembrandt himself some time before 1643. oil on canvas Height: 185 cm (72.8 in). Width: 202.5 cm (79.7 in). Hermitage Museum.

Rembrandt (1606–1669) Danaë. between 1636 and 1643. The initial painting was probably finished in 1636 and later altered by Rembrandt himself some time before 1643. oil on canvas Height: 185 cm (72.8 in). Width: 202.5 cm (79.7 in). Hermitage Museum.

La Dánae de Rubens

Peter Paul Rubens (1616-18), Danae e la pioggia d’oro, 1616-18 (?). Óleo sobre lienzo. Sarasota, Ringling Museum of Art

Peter Paul Rubens (1616-18), Danae e la pioggia d’oro, 1616-18 (?). Óleo sobre lienzo. Sarasota, Ringling Museum of Art

La Dánae de G.B. Tiepolo.

Giovanni Battista Tiepolo (1696-1770), Júpiter y Dánae, alrededor del año 1736. Óleo sobre lienzo, 41 × 53 cm. Universitet Konsthistoriska Institutionen, Estocolmo.

Giovanni Battista Tiepolo (1696-1770), Júpiter y Dánae, alrededor del año 1736. Óleo sobre lienzo, 41 × 53 cm. Universitet Konsthistoriska Institutionen, Estocolmo.

La Dánae de Tintoretto

Tintoretto (1518-1594) Dánae, alrededor del año 1570, óleo sobre lienzo. 142 cm x 182 cm Museo de Bellas Artes de Lyon.

Tintoretto (1518-1594) Dánae, alrededor del año 1570, óleo sobre lienzo. 142 cm x 182 cm Museo de Bellas Artes de Lyon.

La Dánae de Artemisia Gentileschi

Artemisia Gentileschi (1593-1653), Dànae. 1612. Óleo sobre cobre. 40,5 × 52,5 cm. Museo de Arte de Saint Louis.

Artemisia Gentileschi (1593-1653), Dànae. 1612. Óleo sobre cobre. 40,5 × 52,5 cm. Museo de Arte de Saint Louis.

La Dánae de Oratio Gentileschi.

Orazio Gentileschi (1563-1639)

Orazio Gentileschi (1563-1639)

La Dánae de E.C. Burne-Jones.

Dánae y la Torre de Bronce. E.C. Burne-Jones.

Dánae y la Torre de Bronce. E.C. Burne-Jones.

Dánae y la Torre de Bronce. E.C. Burne-Jones.

Dánae y la Torre de Bronce. E.C. Burne-Jones.

La Dánae de G. Klimt.

Véase en este blog una referencia más detallada: Dánae: Gustav Klimt, hacer clic.

Gustav Klimt. Dánae. 1907-1908. Óleo sobre lienzo. 77 × 83 cm. Leopold Museum. Vienna.

Gustav Klimt. Dánae. 1907-1908. Óleo sobre lienzo. 77 × 83 cm. Leopold Museum. Vienna.

La sensualidad del color dorado bizantino (marca registrada del estilo tardío de Klimt e indicio de su vida en la opulenta Viena de la preguerra) y el vuelo de la tela vaporosa con dibujos dorados enmarcan a la mujer desnuda y acarician su cuerpo. Tras sus piernas fornidas y curvilíneas se encuentra el punto focal de la pintura: la oculta vagina. Klimt combina la acción dramática con suaves líneas direccionales (la lluvia dorada, el ladeo de cabeza y la inclinación del antebrazo, con la mano que desaparece tras un muslo apretado en éxtasis) para arrastrar la mirada del espectador hacia el centro del lienzo.

Gustav Klimt comentó: <<Todo arte es erótico>>. Él se inspiró en el orgasmo femenino, y su obra incluye numerosos estudios de mujeres masturbándose. En esta pintura, Klimt ha retratado a Dánae, hija de Acrisio, en el momento del orgasmo. La lluvia dorada que cae en cascada desde arriba es el dios Zeus, penetrando en su cuerpo tras haber descubierto que el rey Acrisio tiene encerrada a su hija para intentar romper la profecía de que su nieto lo asesinaría. Zeus fecunda así a Dánae, y su vástago Perseo acaba matando al rey.

Dánae de Lorenzo Lotto

Lorenzo Lotto: Allegoria della Castità (part) 1505 ca. 42,9 x 33,7 cm Washington, National Gallery

Lorenzo Lotto: Allegoria della Castità (part) 1505 ca. 42,9 x 33,7 cm Washington, National Gallery

Dánae de Anne-Louis Girodet

Anne-Louis Girodet de Roussy-Trioson (1767–1824), Portrait of Mademoiselle Lange as Danaë, 1799. Óleo sobre lienzo. 60.33 cmx48.58 cm, Minneapolis Institute of Arts.

Anne-Louis Girodet de Roussy-Trioson (1767–1824), Portrait of Mademoiselle Lange as Danaë, 1799. Óleo sobre lienzo. 60.33 cmx48.58 cm, Minneapolis Institute of Arts.

Detalle 1.

Detalle 1.

Detalle 2.

Detalle 2.

La Dánae de Adolf Ulrik Wertmüller

Adolf Ulrik Wertmüller (1751-1811), Dánae y la Lluvia de Oro, 1787. Óleo sobre lienzo, 150 × 190 cm. Museo Nacional de Suecia

Adolf Ulrik Wertmüller (1751-1811), Dánae y la Lluvia de Oro, 1787. Óleo sobre lienzo, 150 × 190 cm. Museo Nacional de Suecia.

La Dánae de Gazpar Becerra

Danae y la lluvia de oro, torre de la reina, Gaspar Becerra, 1565, Palacio Real de El Prado, Madrid (detalle)

Danae y la lluvia de oro, torre de la reina, Gaspar Becerra, 1565, Palacio Real de El Prado, Madrid (detalle)

La Dánae de Hendrik Goltzius

Hendrik Goltzius (1558-1617), Dánae recibiendo Júpiter como una lluvia de oro, (1603); Óleo sobre lienzo, 173,3 x 200 cm. Museo de Arte del Condado de Los Ángeles.

Hendrik Goltzius (1558-1617), Dánae recibiendo Júpiter como una lluvia de oro, (1603); Óleo sobre lienzo, 173,3 x 200 cm. Museo de Arte del Condado de Los Ángeles.

Para ver algo más de este autor, puede visitarse la entrada en este mismo blog: Las Furias. De Tiziano a Ribera (Haz clic)

La Dánae de Andrea Meldolla

Andrea Meldolla, Danae y la lluvia de oro. 1559. Óleo sobre lienzo, 115x145cm. Napoli, Museo di Capodimonte.

Andrea Meldolla, Danae y la lluvia de oro. 1559. Óleo sobre lienzo, 115x145cm. Napoli, Museo di Capodimonte.

La Dánae de Antonio Bellucci.

Antonio Bellucci. "Danae" 1700-1705. Óleo sobre lienzo, 149 x 159 cm. Museo de Bellas Artes. Budapest.

Antonio Bellucci. “Danae” 1700-1705. Óleo sobre lienzo, 149 x 159 cm. Museo de Bellas Artes. Budapest.

La Dánae de François Boucher

François Boucher (1703-1700)

François Boucher (1703-1700)

La Dánae de Carolus Duran

Carolus Duran (1837-1917)

Carolus Duran (1837-1917)

La Dánae de Joachim Wtewael

Joachim Wtewael (1566-1638)

Joachim Wtewael (1566-1638)

La Dánae de Alexandre Jacques Chantron

Alexandre Jacques Chantron (1842-1918), Danae, 1891. Óleo sobre lienzo.

Alexandre Jacques Chantron (1842-1918), Danae, 1891. Óleo sobre lienzo.

La Dánae de Léon Comerre

Danaë_and_the_Shower_of_Gold_-_Léon-François_Comerre

Léon Comerre (1850-1916), Dánae y la Lluvia de Oro, 1908. Óleo sobre lienzo.

Léon Comerre (1850-1916), Dánae y la Lluvia de Oro, 1908. Óleo sobre lienzo.

La Dánae de Egon Schiele

Egon Schiele (1890-1918), Dánae, 1909.

Egon Schiele (1890-1918), Dánae, 1909.

Para ver más sobre Schiele pueden visitarse en este blog: Egon Schiele (Una muestra en forma de Clip) , Egon Schiele (1890-1918). Galería (2) , Mujer reclinada con medias verdes; Egon Schiele.

La Dánae de Jacques Blanchard

Jacques Blanchard (1600-1638), Dánae, circa 1630/1633. Óleo sobre lienzo. Museo de Bellas Artes de Lyon

Jacques Blanchard (1600-1638), Dánae, circa 1630/1633. Óleo sobre lienzo. Museo de Bellas Artes de Lyon

La Dánae de Jacob van Loo

Jacob van Loo (1614-1670), Dánae. entre 1640 y 1670. Óleo sobre lienzo.

Jacob van Loo (1614-1670), Dánae. entre 1640 y 1670. Óleo sobre lienzo.

Con otro cromatismo

Con otro cromatismo

Jacob van Loo (1614-1670), Danae. Alrededor del año 1650. Óleo sobre lienzo. 73 × 64 cm. Sotheby

Jacob van Loo (1614-1670), Danae. Alrededor del año 1650. Óleo sobre lienzo. 73 × 64 cm. Sotheby

La Dánae de Paolo de Matteis

Paolo De Matteis, Danae, 1702/1705, Óleo sobre lienzo. Detroit, Colección Mr. & Mrs. Lester Gruber.

Paolo De Matteis, Danae, 1702/1705, Óleo sobre lienzo. Detroit, Colección Mr. & Mrs. Lester Gruber.

La Dánae de Charles-Joseph Natoire

Charles-Joseph Natoire - circa 1731-1735 Musée des Beaux-Arts - Troyes  (Puerto Rico)Pintura - óleo sobre lienzo 122 cmx106 cm

Charles-Joseph Natoire – circa 1731-1735 Musée des Beaux-Arts – Troyes (Puerto Rico) Pintura – óleo sobre lienzo 122 cmx106 cm

La Dánae de Jean-François de Troy

Jean-François de Troy (1679-1752)

Jean-François de Troy (1679-1752)

La Dánae de Andrea Casali

Andrea Casali (1750)

Andrea Casali (1750)

La Dánae de Anton Raphael Mengs

Anton Raphael Mengs (1728-79)

Anton Raphael Mengs (1728-79)

La Dánae de Alexander Sigov

Alexander Sigov (2008)

Alexander Sigov (2008)

La Dánae de Milo Manara

Milo Manara es el pseudónimo del historietista italiano Maurillo Manara (Luson, (provincia de Bolzano), 12 de septiembre de 1945). Es considerado maestro indiscutible del cómic erótico,1 gracias a obras como "HP y Giuseppe Bergman" (1978), "El Clic" (1984) y "El perfume del invisible" (1986).

Milo Manara es el pseudónimo del historietista italiano Maurillo Manara (Luson, (provincia de Bolzano), 12 de septiembre de 1945). Es considerado maestro indiscutible del cómic erótico,1 gracias a obras como “HP y Giuseppe Bergman” (1978), “El Clic” (1984) y “El perfume del invisible” (1986).

Dánae en la perfumería

Para terminar, no quisiera dejar pasar el hecho que “la lluvia dorada”, no podría ser mejor reclamo para el ramo de la perfumería, de hecho existe la marca Dánae; y aquí presento esta bella botella de perfume  René Lalique Danae, de 8 centímetros de alto por 7 centímetros ancho, de cristal ancho claro con panel central vertical de una figura femenina desnuda y juego tapón: Diseño Lalique LOUVRE PARIS, Circa 1930.

Dánae y “la lluvia dorada”, no podría ser mejor reclamo para el ramo de la perfumería, de hecho existe la marca Dánae; aquí presento esta bella botella de perfume René Lalique Danae, de 8 centímetros de alto por 7 centímetros ancho, de cristal ancho claro con panel central vertical de una figura femenina desnuda y juego tapón: Diseño Lalique LOUVRE PARIS, Circa 1930.

El diseño anterior actualizado.

El diseño anterior actualizado.

Por último propongo este enlace a una visión actual de Dánae del artista contemporáneo Vadim Zajárov que presentó en la 55ª Bienal de Arte de Venecia.

Vadim Zajárov que presentó en la 55ª Bienal de Arte de Venecia.

Vadim Zajárov que presentó en la 55ª Bienal de Arte de Venecia.

http://culturacolectiva.com/la-reinterpretacion-del-mito-de-danae-por-zajarov/

Ver vídeo de la exposición.